Trabajar sobre un andamio siempre reviste de algo de peligro, pero desde nuestra experiencia y profesionalidad podemos darte algunos trucos y consejos para el montaje de andamios en un terreno desnivelado de la manera más segura.

Cuando trabajamos en un terreno que tiene una pendiente debemos tener en cuenta algunas normas previas a su instalación. De esta manera, podremos trabajar en un entorno seguro y también garantizar la seguridad de los peatones y de otros elementos bajo el andamio.

En resumen, hay que asegurar el andamio para garantizar que no se caiga, teniendo en cuenta la pendiente y el terreno. Si no conseguimos nivelar la base del andamio, estaremos trabajando en una situación peligrosa y este peligro repercutirá en la estructura general del edificio.

Por sentido común y también por experiencia en el sector debemos afirmar que un andamio debe quedar nivelado completamente durante su instalación. ¿Esto quiere decir que no podemos colocarlo en un terreno en desnivel? No, pero hay que seguir unas pautas de seguridad obligatorias para acometer la instalación.

Podemos hacerlo de dos maneras, e incluso complementar la una con la otra si las realizamos de una forma segura:

 

1.- Excavar el terreno:

Remover la tierra o excavarla para nivelar los soportes de nuestros cuatro apoyos del andamiaje es lo más habitual, aunque a veces este terreno, por sus características, es más duro de la cuenta o reviste de otros tipos de excepciones y no podremos cavarlo o, en determinadas circunstancias, alisarlo.

 

2.- Utilizar extensiones:

Podemos usar una serie de complementos para añadir altura a los apoyos del andamiaje, que podremos regular de manera manual o mecanizada. Estos complementos se conocen como extensiones, funcionan añadiendo altura a nuestro terreno de apoyo y, bien utilizados, equilibran el andamiaje.

Evitar peligros al instalar andamios en desnivel 

Si trabajamos sobre un andamio en un terreno en pendiente estaremos corriendo el riesgo de sufrir un accidente.

Existen dos posibles escenarios para que se den estas circunstancias, que se producen concatenados:

 

1.- Colapso:

La posibilidad de que la estructura llegue a colapsar es el principal peligro. Esto se produce por un mal reparto del peso en los apoyos del andamio. Si el peso recae en uno de los apoyos, este colapsará por su exceso.

 

2.- Caída:

El colapso producirá el desequilibrio del andamio en primera instancia, provocando la caída al vacío del trabajador, y el posterior desplome de toda la estructura, que puede poner en peligro los elementos bajo el andamiaje y a los peatones.

 

Análisis del terreno a priori

Para evitar estos escenarios fatales, debemos efectuar una correcta medición del nivel del suelo, pero esto no es suficiente por sí mismo.

Dentro del análisis, debemos considerar entre otros factores la composición del suelo y su estabilidad. Por otro lado, también debemos tener en cuenta en todo momento el peso del andamio, de los posibles apoyos o extensiones, de los propios trabajadores y de su material de trabajo.

Este análisis es fundamental y no puede realizarse “a ojo de buen cubero”. Su importancia es vital para el proyecto final y para la seguridad en la zona, así como de los trabajadores.

Es por ello por lo que te recomendamos que siempre te pongas en manos de los profesionales, y en Andamios Madrid somos especialistas tanto en la instalación de andamios como en el análisis previo a la instalación.

 

¡Confía en los profesionales!

 
©2018 - Diseño y desarrollo por MKT.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar